Poemas a la Virgen, por Baldomero Patón Galdón

 

Presentación,  por  Conchita Roa

 

    Hoy traemos a la página de "Actualidades de Castellar" a un castellariego que sabe poner una nota lírica a todas las situaciones de la vida de nuestro pueblo.

     Cuando llega la Navidad y empieza el año nuevo, Baldomero Patón tiene la sabiduria de llevarnos al Portal como cuando éramos niños, y de hacernos esperar con ilusión lo que el nuevo tiempo nos depara. Nos hace sufrir y alegrarnos en la Semana Santa y en la Pascua.

      Cuando traemos a la Virgen de la ermita de Consolación, Baldomero sabe decir con expresiones poéticas lo que todos sentimos en silencio. En las fiestas describe nuestra alegría y en todos los eventos de Castellar el es notario poemático de nuestros días.

       Por eso viene hoy aquí, para que todos le conozcamos y disfrutemos con el bello encaje de bolillos de sus palabras.

       En este número de julio traemos tres  poemas a la Virgen, en los siguientes lo que Baldomero nos pida. Esperamos  y deseamos, adivinando a nuestros internautas, que haya muchos números futuros de "Actualidades..." con su poesia y su prosa.

      Muchas gracias Baldomero Patón, por toda tu obra.

      

Buenas Noches a la Virgen.

 

Santuario de Consolación. Castellar, 1 de Mayo de 1.994

 

 

Buenas noches, Virgen Mía.

 

En este momento íntimo                                         

en que el Padre nos retira el Sol brillante     

como  para invitarnos a reflexionar...

 

Aquí, a tus pies,                                                         

quiero recordar contigo:

 

A quienes hoy han visto anochecer por última vez.

A los que pasarán la noche entre la enfermedad y la fiebre.

A aquellos que sufrirán, en esta noche, la injusticia, la guerra, la persecución, el hambre...

 

Y, desde este rinconcito del mundo,

contigo, mi Virgen de Consolación, 

espero un nuevo amanecer

en la Vida Eterna y en la Vida Terrenal,

donde no exista el estruendo de las explosiones,

ni el silbido de las balas,

ni el lamento de los hospitales,

ni el llanto de los hombres.

 

Sólo el canto de los pájaros,

el murmullo de los arroyos,

el susurro de la brisa

y las risas de los niños.

 

Descansa esta noche, Madre,            

aunque sabemos que Tú jamás duermes y que,

junto al aroma de estas flores,

sientes las espinas de nuestros problemas.     

                                        

Por eso, María de Consolación,

nosotros sí dormimos tranquilos.

 

Porque Tú siempre nos estás velando.

 

Hasta mañana. Hasta el canto del primer jilguero.

 

Buenas noches, Madre de Consolación.

 

Gracias, Madre.  1.996

 

¡Danos agua, Madre mía! 

Cuánto lo habremos gritado,

al principio, medio en broma,

al final, casi llorando,

con la mirada en tu rostro

y la oración en los labios... 

¡Danos agua, Madre mía! 

Y la duda, Virgen nuestra,

al alma se fue agarrando:

¿La Madre ya no nos oye?

¿Su Hijo nos ha olvidado? 

Pues se morían los olivos

y con ellos arruinados,

se perdía el porvenir

de prosperidad y trabajo. 

Pero María oyó la pena

de Castellar angustiado,

donde no crecía la hierba

y, triste, lloraba el pájaro. 

Así, volviste tus ojos

al suplicar de tu pueblo

y hasta Ti y hasta tu Hijo

se elevó aquel sufrimiento... 

¡Y llovió! 

y volvió a crecer la hierba,

y cantaron los arroyos,

y regresó, con el agua,

la esperanza para todos... 

¡Gracias, Madre, por traernos,

con la lluvia, la ilusión! 

¡Y VIVA, VIVA POR SIEMPRE

                        MARÍA DE CONSOLACIÓN!

 

 

Ofrenda de los niños a la Virgen de Consolación.

 

A mi sobrino Víctor Manuel, que tuvo el valor de hacer esta ofrenda el 1 de Mayo de 1993, en la Ermita de mi Patrona.

 

Madre de Consolación: 

Nosotros, los niños de Castellar,

 

en esta ofrenda que el pueblo hace,

 

te hemos traído esta ropita

 

para Jesús,

 

para tu Niño Dios. 

Te entregamos con ella:     

nuestros corazones,

el amor que damos a nuestros padres

y el que ellos nos dan. 

 

Y nos gustaría pedirte:

Que todos los niños tuvieran padres

para compartir su amor.

Que a ningún niño del mundo le falte

un techo y un calor de hogar,

educación, comida, paz y alegría,

y una ropa como ésta que te traemos.

 

Y, sobre todo,

un amigo como Jesús

y una Madre en el Cielo como Tú,

mi Virgen de Consolación.

 

 

 

 

 

  Exponen en Madrid <>  Gracias  a todos <>  51 fotos presentadas <> Nuevas piezas en el Museo Ibérico<> La poesia de Baldomero Patón <> Recuperan  los  bolillos <> Las flores de Castellar <>  Adelina Valenzuela triunfa en Madrid <> Aparece  Felisa Roa <> IR AL INDEX