Una foto del año 1958

por Ramón Romera Vera

Lastima que la ignorancia y el afán de lucro fácil haya privado al pueblo de Castellar de esa riqueza religioso-arqueológica

  Diario Jaén, domingo 19 de octubre de 2003

 

 

 

 

Hace unas días ha llegado a mis manos una foto de finales de los cincuenta. Entonces yo era párroco en Castellar de Santisteban hoy  sólo Castellar. En la foto estamos un cura ensotanado (el que suscribe), un guardia civil y un guarda rural debidamente uniformados, cuyos nombres no recuerdo y otro feligrés, que creo recordar era uno de los numerosos hermanos Ropa, ferviente familia castellariega.

Hay otras dos personas, sin duda, las  más interesantes de este variopinto  conjunto: una señora o señorita enviada por la Universidad de Sevilla en busca de datos arqueológicos relacionados con las Cuevas de la Lobera, sito a un par de kilómetros, junto a la carretera de El Condado, en dirección a Sorilhuela del Guadalimar Creo recordar que se llamaba doña Concha (1), pero he olvidado el apellido. El personaje central es don Juan de Dios González, licenciado en Filosofía y Letras, profesor jubilado, hombre erudito, cronista a la sazón del pueblo, conocedor y amante de su historia.

Al fondo (la foto no es muy buena) el farallón en que se encuentra la Cueva de la Lobera y el interesante Santuario Ibero, en la que varias veces recé el breviario, me daba devoción hacerlo, uniéndome a las oraciones de nuestros antepasados que allí rezaron y ofrecieron sus exvotos  a los dioses, objeto de su fe y religiosidad.

En otras visitas, don Juan de Dios me había explicado las curiosas características de este milenario lugar de culto, con sus singulares filas de hornacinas pequeñas separadas por diminutas columnas, para las numerosas deidades, así como las fosas donde habían sido enterradas los exvotos de hierro y de plata, que habían dejado en posturas orantes para perpetuar sus peticiones. A estos exvotos, hallados en gran cantidad a comienzos del siglo XX, los habitantes de Castellar los llamaban “mingos” y los habían vendido por cientos y tal vez millares a chamarileros.

En el Museo Arqueológico de Barcelona hay una amplia vitrina, en la que se encuentran recogidos por grupos homogéneos, con una honrada cartela en la que se reconoce su origen: del “Santuario Ibero de Castellar, en la provincia de Jaén”. Lástima que la ignorancia y el afán de lucro fácil haya privado a nuestro museo provincial, o al mismo pueblo de Castellar de esa riqueza religioso-arqueológica.

Ahora que se habla de dedicar un museo en la capital jiennense a la riqueza ibérica de nuestra provincia, sería buena ocasión para hacer con el Museo de Barcelona las gestiones pertinentes para esa recuperación.

 


    

Notas de la redacción de AMC

(1)  Su nombre completo es Conchita Fernández Chicano, directora del Museo Provincial de Sevilla.  

(2)  Don Juan de Dios González Carral, alcalde de Castellar desde el 27 de  marzo de 1924 al 26 de febrero de 1930. Falleció el 6 de marzo de 1975. Nombrado el 22 de febrero de 1996  Hijo Predilecto de Castellar. 

 


                      

    Ir al comienzo